Lo Último

29 abr. 2011

reestructuración del pasado: Zack y Ellie (Amo a mi esposa) Ellie:2/??

Gafas. (Ellie)
2005, Texas.
No pasó mucho tiempo para que lograra entablar conversación con mis compañeras de clase, pues usualmente el socializar es algo que a las chicas no se nos dificulta, basta con dedicarnos sonrisas amables para tenernos confianza en solo un instante, para evitar esa incomoda sensación de no encajar, a la hora del almuerzo nos sentamos juntas en la cafetería.
– Me encanta tu blusa. –me halagó una de ellas, cuyo nombre era Sophie.
– Muchas gracias –respondí. –a mi me encanta tu bolso.
– ¿En serio? En ese caso tenemos que ir de compras juntas un día, ¿Por qué no vamos todas?
Hubo respuestas de asentimiento por todas nosotras, emocionadas.
– ¡Será súper divertido! ¡Podemos ir a abercrombie & fitch para algún evento especial! –celebró una de ellas, cuyo nombre era Pauline.
– Saben… yo no voy a abercrombie nunca, yo prefiero vestirme de forma un poco más pesada…
Todas desviamos la mirada en ese instante a la autora de esas palabras, vaya que era notorio su gusto de ropa pesada: llevaba unas botas negras, un pantalón de mezclilla negro y una playera del mismo color con el dibujo de una banda en ella, era obvio quien iba a ser la primera de nosotros en desencajar del recién creado grupo de amigas.
Tras unos cuantos segundos de incomodo silencio la conversación se reinició, sin embargo eso no duró mucho, pues un gigantesco revuelo dio inicio y toda la cafetería entró en pánico, unos corrían, otros brincaban entre las mesas y otros más se encargaron de gritar “Pelea, pelea”.
– ¿Qué está pasando? –pregunté, algo sorprendida por ver como todos corrían hasta la entrada de la cafetería.
– Me atrevo a decir –Murmuró la chica de aspecto aterrador que próximamente dejaría de juntarse con nosotras. –Que esto es una pelea.
– ¿En primer día de clases? –suspiró Sophie. –Vaya que son animados.
– ¿Quieren ir a ver? –preguntó nuevamente la chica de las botas, que no esperó una respuesta y se alejó de nuestra mesa.
– Vaya que es… animada –observé.
– No creo que yo vaya a llevarme muy bien con ella –anunció Sophie, y fue secundada por el resto de nosotras, yo preferí guardar silencio y sonreír a sus respuestas.
– Será mejor que volvamos a clases, ya no tarda en sonar el timbre. –murmuré, con una sonrisa; mis amigas asintieron y justo cuando nos disponíamos a salir de la cafetería sentí un fuerte empujón a mis espaldas al momento en que caía al suelo con estruendo.
– ¡Lo siento! –Gritó mi agresor, al momento en que me brincaba y salía corriendo por la puerta.
– ¿Estás bien? –preguntó una voz masculina a mis espaldas que puso su mano derecha sobre mi espalda y me ofreció su izquierda para levantarme.
– Sí… no te preocupes. –Respondí, levantándome con su ayuda.
Me sacudí la tierra, auxiliada por mis amigas y me di la vuelta con aquel que me había ayudado a levantarme: Era un chico algo bajito y delgado, con unos largos cabellos rizados y unas gafas negras con líneas azules bastante elegantes, vestía con una playera roja de aeropostal y unos jeans new lincon; en resumen: un chico bastante lindo.
– En esta escuela todos son unos tontos, mira que arrollarte solo por una tonta pelea –se quejó el chico, con una voz madura. –Lo peor de todo es que me pareció ver a uno de ellos en mi clase… ¿Segura que estás bien? ¿No quieres ir a enfermería?
Se podía saber a kilómetros que ese chico no era mala persona, además su mirada profunda y madura me contagiaba cierta tranquilidad, cómodamente me puse a charlar con él.
– No te preocupes. –le tranquilicé, con una sonrisa amigable. –Estoy viva.
– Bien… entonces nos veremos después… eh…
– Soy Elisa Clearwater de la clase A de primero, puedes llamarme Ellie… ¿Y tú eres?
– Mi nombre es Steven Pillsbury y estoy en la clase B de primer año.
–Mucho gusto, Steven –Saludé, ofreciéndole mi mano amistosamente.
–Lo mismo digo, Elisa, ¿Te molesta si te llamo así? Los apodos y diminutivos nunca han sido lo mío.
–No me importa en absoluto, entonces… nos vemos después, ¿bien?
–Bien, ¡cuidado con los arrolladores de chicas de los pasillos! –Se despidió.
Me acerqué con mis amigas, que apenas nos perdimos de vista de aquel chico empezaron a dar un reporte total.
– ¡Es muy lindo, y se vio súper caballeroso cuando te ayudó a levantarte!
– ¡Se ve que no pierdes tiempo, Ellie, al primer día ya encontraste galán!
– ¡Para nada! – Me apresuré a defender. –  Apenas hemos hablado un ratito…
Fue un muy tranquilo primer día de clases, había tenido éxito consiguiendo amigas en el primer momento y además había charlado con un chico atractivo y cuya primera impresión era insuperable, ¿Podrían las cosas ponerse aun mejores?

1 comentario:

  1. Boniiii!!! otro capi cortisimoooo????!!! xD!!! uaaa bueno! esperaré aun mas impaciente el proximo entoncess!!!!

    (Y quiero ver mas acerca de esas "relaciones sencillas entre las mujeres" - 3o)

    ResponderEliminar

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.