Lo Último

5 may. 2011

reestructuración del pasado: Zack y Ellie (Amo a mi esposa) Ellie:4/??


Segundo Round (Ellie)
(2005, Texas)
Curiosamente, las chicas necesitamos de todo un gran proceso de interacciones para poder decir lo que pensamos y lo que sentimos entre nosotras, así como somos capaces de hacer amigas rápidamente y sin problemas nos es muy difícil entrar en desacuerdo y darlo a conocer, es cuando esto ocurre que el chisme entre grupos comienza a empeorar las cosas: empezamos a decir cosas como “Es que lo que hizo estuvo mal, sinceramente alguien tendría que detenerla” y “No puedo creer que sea tan mala persona” en vez de tratar de solucionarlo con un civilizado dialogo, yo no era la excepción a este defecto mundial entre mujeres.
– ¡Lo que hizo estuvo mal, sinceramente alguien tendría que detenerla! –Grité, antes de soltar un mordisco a mi hamburguesa.
– Si. –respondió Jacqueline, soltando una mirada nerviosa e insegura.
– ¡No puedo creer que sea tan mala persona!
– Si. –respondió nuevamente mi callada amiga.
En estos últimos días, Jacqueline se había vuelto mi punto descargador de stress, el asunto con Sophie iba de mal a peor, ya no había día en que no se metiera de lleno con Romy y que no intercambiara miradas a muerte con Karla, lo peor de todo es que ahora Pauline y hasta Jessica se habían unido a la causa y soltaban risitas de vez en cuando a los ataques crueles de Sophie.
– Lo peor de todo es que incluso Pauline y Jessica se fueron de su lado… ¿no te sientes mal por Romy?
–Sí.
– ¡Debe haber algo que se pueda hacer!
–Sí.
– Me encantaría pedirle perdón… ¡No sabes cuantas ganas tengo de hacerlo!
– ¿Y porque no lo haces?
Y… aquella que nunca decía más que monosílabos había dado en el clavo: estaba más ocupada organizando reuniones secretas en Mc donalds con Jacqueline y a espaldas de Sophie en vez de ir a hablarlo con la mayor victima de la situación, todo era tan simple como eso.
– ¡TIENES RAZÓN! –Grité, fascinada por la idea. – ¡Mañana mismo lo haré!
– Ok. –repuso, sin mucho teatro.
Al día siguiente, como por obra del destino me topé en los casilleros con Romy, que apenas me vio llegar agachó la cabeza y se minimizó, aparentemente temerosa de un ataque por mi parte.
– Disculpa, Romy. –llamé, tímidamente.
Romy se estremeció y después me miró con desconfianza, esto me hizo sentirme aun más culpable.
– Oye… escucha… yo…
– ¿Te mandó tu jefa? –interrumpió una voz a mis espaldas, era Karla, que me miraba amenazante.
– No… de hecho yo vine sola… pero no es lo que tú crees.
– ¿Ah, no? ¿Entonces que será… señorita mejor amiga de Sophie? ¿Vienes a golpearla?
– Yo venía a disculparme…
Karla soltó una carcajada y miró al techo un par de segundos, debo admitir que estaba muerta de miedo.
– Disculparte dices…
– E… ¡Es verdad! ¿Sabes? Yo creo que lo que ha estado haciendo Sophie es pasarse y por mucho… tengo tiempo pensándolo, no es justo que se meta con Romy y entonces yo me sentí tan mal que…
– ¿Y porque no la detienes?
Nuevamente fui interrumpida a mitad de mi disculpa, Karla me miraba con ironía.
– ¿Disculpa? –pregunté.
– Claro… Si es que te sientes tan mal como dices ¿Por qué no la has detenido nunca?
No encontré respuesta alguna, ¿Por qué no había detenido nunca a Sophie pese a saber que lo que ella hacía era cruel en exceso? Ahora era evidente: yo tenía una gran falta de autoridad y fue precisamente esa falta de autoridad la que llevaba a Sophie a seguir dañando a Romy.
– Yo… lo siento…
– ¿Crees que con tu perdón basta? ¿En serio?  ¡Han lastimado a esta chica un montón! No sabes lo insegura que es por culpa de ustedes, aunque ella siempre me diga que no le importa o que le da igual yo sé que no es verdad, ¡ella baja la mirada ante ustedes! ¿Consideras que con un perdón se arregla el miedo?
– Yo…
– Mejor lárgate, seguro tus amigas te extrañan…
Karla se cruzó de brazos y enarcó una ceja, esperando con impaciencia a que me fuera.
Agaché la mirada y me fui con un tremendo nudo en la garganta, no pude soportar el llanto, ahora estaba molesta conmigo misma más que con Sophie.
 Había muchas cosas por revalorar y replantear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.