Lo Último

14 nov. 2011

Asociación de lectores y escritores (12/??)


Capítulo 12: Los más grandes
Era un extenso y lujoso pent-house ubicado en un alto rascacielos de la mejor sección de la ciudad. Tenía tres pisos, con enormes e iluminadas habitaciones con diseños modernos en mueblería y tapicería. Cada habitación tenía también varios cuadros adornando las paredes y algunas esculturas. En la planta baja, donde todas las paredes eran de cristal, había una habitación en particular bastante amplia con una mesa rectangular y 10 sillas rodeándole, había también varios pizarrones e incluso un proyector central.
En esta habitación estaban reunidos varios hombres de distintas edades, todos ellos con lujosos trajes empresariales y auras de profesionalidad y entrega. El único que no estaba vestido igual que ellos, era el que tenía el lugar más importante de la mesa: el de en medio; que llevaba solo una camisa a rayas sencilla y un pantalón de vestir oscuro. Ten Zero limpió sus gafas con un paño mientras esperaba con ansiedad a que comenzaran a hablar.
―… Creemos que bella agente secreto no ha bajado su calidad en lo más mínimo. ― Se animó a decir uno de ellos finalmente, era un hombre bajito y rechoncho con un bigote italiano y gafas de fondo de botella.
― Eso ya lo sé… ― suspiró Ten. ― En realidad no me preocupa el descenso en lo más mínimo, un nuevo… ¿inicio? Viene haciendo muy bien las cosas y bella agente secreto se encuentra actualmente en un punto de adaptación para la nueva saga. No es como si me fueran a cancelar o algo parecido, ¿cierto? ¿Por qué el alboroto?
―… resulta que también creemos que debe existir una forma para hacerla mejorar ― Complementó el que estaba a su lado, un hombre flacucho con gesto de pocos amigos.
― ¿Mejorarla? ― Preguntó el escritor, soltando un resoplido. ― ¿Cómo y en qué aspecto?
― Romance ― Respondió el mismo sujeto, entrelazando sus dedos por sobre la mesa. ― Bella agente secreto es tu historia más balanceada, el romance principal va muy bien, y la rivalidad amorosa tampoco va del todo mal… sin embargo, creemos que los personajes secundarios podrían tener un poco más de… vida en este aspecto.
― ¿Trabajar en el romance de los personajes secundarios? Me niego rotundamente, muchachos… eso robará tiempo al arco en el que vengo metiendo a la historia…
― No creemos que tome tanto tiempo como te imaginas ― Insistió. ― Puede ser algo que vayas construyendo poco a poco a para el futuro…
― ¿Qué clase de romance sugieren? ¿Algo entre la hermana de Katty y Brad?
― Algo parecido, sí… aunque no necesariamente… escucha, te tenemos una proposición al respecto.
― ¿Proposición? ¿Qué clase de proposición?
― Bueno… la Mini ALE va a llevar a cabo un concurso de relatos románticos próximamente…
Ten Zero encorvó la cabeza, con curiosidad, entregándole así a sus ayudantes el consentimiento de continuar.
―… Podría ser bueno para la historia que contratáramos al ganador de dicho concurso para venir aquí unas cuantas semanas y que entregue su opinión acerca del rumbo romántico.
― Eso es ridículo ―Bufó Ten, dándose una palmada en la frente. ― Miren a su alrededor… ya somos un grupo de trabajo de 6 personas… sinceramente ya como equipo de editores son lo suficientemente difíciles de tratar como para andar trayéndoles refuerzos…
― Pero quien venga no será un editor, Alan ― Interrumpió el que trajo la idea a la mesa, poniéndose de pie. ― Será un escritor novato con ideas frescas y un mundo por delante, no queremos que meta las manos en tu historia ni nada parecido, pero pensamos que una perspectiva fresca podría ser benéfica para bella agente secreto.
Por la mente de Ten Zero se cruzó aquella conversación que sostuvo con el señor Gambino, en la que le advirtió que de no ser cuidadoso quedaría fuera del que bien podría ser el boom de los escritores. Un escalofrío recorrió su cuerpo.
― Está bien, siempre y cuando sea en beneficio de la historia supongo que otra  persona metiendo la mano en mi caldo no puede ser tan malo.
― Exacto ― Apuntó uno de los editores, el más joven de ellos. ― De cualquier forma es un caldo que todos comemos, así que no seas envidioso.
Ten pensaba en una forma astuta de responderle cuando de pronto su celular comenzó a timbrar con el sonido de una ardilla cantando las mañanitas. Se disculpó con un gesto, avergonzado, y abandonó la habitación, al momento en que respondía.
― ¿Cuándo carajo pusiste este sonido en el celular y por qué lo hiciste? ― Riñó, con mal humor.
― No te esponjes mi querida Alania, ¿no ves que esa es nuestra canción? Representa nuestra amistad.
― Es una ardilla…
― Eso ya lo sé…
― Está cantando las mañanitas…
― ¿Cuál es tu punto? Me temo que no te sigo.
Ten resopló, poco ganaba irritándose con nimiedades.
― Estoy en una reunión con mis editores, ¿Sabes? No tengo tiempo para charlar.
― Ah, ¿Qué cuentan los chupasangres?
― Lo usual… van a agregar al equipo al ganador del concurso de romance que sale en la MINI ALE próximamente.
― Suena como algo que debe de tenerte muy tenso, pero en realidad no me importa… mi querido Ten Ceroalaizquierda… ¡ES HORA DE UNA PRÁCTICA DE CAMPO!
― ¿Ahora? Lo siento Asmático, sabes que yo no abandono las reuniones de editores por nada del mundo.
― Sabía que dirías eso…
― ¿Entonces porque me llamas de todas formas?
― Simple: ¡porque si no llegas al centro comercial de West Shire en 15 minutos voy a publicar tu número telefónico y dirección en mi Twitter para que seas acosado de lo lindo!... de nuevo.
― ¡No harías eso! ― Aseguró, rechinando los dientes con tensión. ―... de nuevo.
 ― ¿Quieres que lo averigüemos? Si es así, quédate en tu reunión con los editores, pero si en verdad me conoces, nos vemos en 15 minutos. ¡Adiós! Ah, sí… y trae tu traje de vago.
Ten suspiró, resignado. Se encogió de hombros y volvió a entrar a su sala de reuniones, donde los miembros de su equipo de editores comenzaban a impacientarse.
― La reunión de hoy queda cancelada, tengo una emergencia y debo salir… ya tienen una copia del capítulo del que discutiremos, solo déjenme un correo con sus opiniones y sugerencias, cierren la puerta cuando salgan.
Sin decir más, Ten abandonó la habitación y corrió hasta el segundo piso de su pent-house, tomó una gorra, una chaqueta gruesa y unas gafas oscuras. Se las puso mientras abandonaba su residencia.
30 minutos después (luego de llamarle a AsmaX y avisarle que iba en camino para que no hiciera una estupidez) se encontraron en la entrada del centro comercial, AsmaX sonrió con amplitud al verlo.
― Me alegra que hayas decidido venir ― Aseguró, mientras saludaba con la mano. ― sé como odias perderte las prácticas de campo.
― No, no, te confundes ― Aseguró Ten Zero. ― Odio las prácticas de campo, lo que amo es perdérmelas.
― Eso es lo que dice un chico que ha asistido a todas las prácticas… irónico, ¿no?
― ¡Eso es porque tú me chantajeas siempre! ― Exclamó, apretando sus puños con molestia, pero finalmente desviando su atención a su acompañante. ― ¿Y bien? ¿Puedo ya saber porque estás vestido como vagabundo?
― Hombre de edad media que aparentemente padece de sus facultades mentales me ha preguntado por qué estoy vestido como vagabundo ― Murmuró AsmaX, mientras levantaba el cuello de su sucia y parchada gabardina. ― No estoy seguro si esto concierne a que no aparento ser de clase baja extrema.
― ¿Llevas un micrófono escondido en la gabardina? ―Cuestionó nuevamente Ten. ― ¿O es solo que finalmente te has vuelto loco?
― Hombre de mediana edad que padece de sus facultades mentales me pregunta si llevo un micrófono, ahora que me ha descubierto me será imposible estudiar sus reacciones posteriores, cancelo estudio.
― Me voy a casa.
― ¡Espera! ― Le detuvo por el hombro. ― Solo estaba asegurándome de que el micrófono funcionara. Hoy, mi querido Ten Ceroalaizquierda… ¡vamos a tomar el papel de un par de vagabundos excéntricos que charlan con la gente del centro comercial para llamar la atención! Y eso no es todo, ¡tú también tendrás tu propio micrófono y cámara escondida integrada!
― Estás loco… ¿Pretendes que me vista como vagabundo y vaya hablándole a gente que no conozco para decirle estupideces mayoritarias? ¿Es que no tienes el mínimo sentido de la decencia?
― Escucha, Alan ― AsmaX abrazó a su amigo por el hombro y le habló en voz baja mientras le guiaba hasta una banca en la entrada del centro comercial. ― Ya tenemos mucho tiempo conociéndonos, ¿No? Ambos sabemos cómo va a terminar esto, ¿cierto? Vamos a discutir varios minutos, vamos a insultarnos, iniciaremos un debate sobre los parámetros sociales establecidos y pasaremos por un extenso y tedioso monologo mío acerca de la pureza de la inspiración que te entrega el arte de meterte en el personaje, y finalmente aceptarás ayudarme a regañadientes… ¿por qué no nos ahorramos toda esa basura y pasamos directamente a la parte en que aceptas?
Ten luchó por encontrar una réplica astuta que le diera la oportunidad de disputar una contestación, pero parecía ahora ser imposible. Terminó encogiéndose de hombros.
― Está bien… pero no traje ropa de vago.
― ¿Entonces eso que llevas puesta ahora mismo es tu ropa normal? Viejo, estás hecho trizas.
― Cállate y dame mi micrófono. ― Alan frunció el ceño, ofendido. ― De paso deberías explicarme que historia o personaje te tiene haciendo esto…
AsmaX sacó de su bolsillo un par de diminutos dispositivos y comenzó a instalárselos a Ten en su chaqueta con nula delicadeza, de hecho constantemente le jalaba con tal fuerza que de lejos parecía que eran un par de enemigos forcejeando.
― Estoy pensando en la personalidad del padre de Met ― Explicó. ― Y estoy explorando la posibilidad de que sea o un vago… o ya sabes, un abogado. Pero antes debo ver las reacciones de la gente ante un vago (o abogado) en distintas facetas, así que hice un itinerario: de 11 a 12 estaremos actuando como borrachos en el área de comida, iremos luego a la zona de juegos a actuar como hombres necesitados de atención. Para la 1 estaremos en las tiendas contando anécdotas de cuando éramos veteranos de guerra y si tenemos algo de tiempo podemos volver al área de comida a mendigar alegando que tenemos 30 días sin probar bocado, si alguien nos ofrece comida, le daremos $1000 a ese alguien y le diremos quienes somos en realidad, gritaremos “Por esto siempre deben de ayudar a los necesitados” y nos iremos con paso orgulloso.
― Estoy seguro de que nos arrestarán en la primera fase.
― Seh, yo también creo lo mismo… pero uno nunca sabe.
― Bueno…. ¡No se hable más! ― Exclamó Alan, apretando sus puños con expectativa. ― Ya me has contagiado la emoción… ¡Vamos a descubrir la personalidad de tu personaje!
― ¡Andando! ― Respondió su amigo alzando un pulgar al aire y guiñando un ojo. La determinación en ambos era inmensa. Compartieron una sonrisa de complicidad. ― ¡Vamos a hacer historia en este centro comercial, Alan!
Ambos adultos ingresaron al centro comercial con paso decidido, y fueron arrestados 5 minutos después por disturbios y supuesto acoso sexual. En la cárcel conocieron a un sujeto llamado Steve, cuya personalidad encajaba perfectamente para el personaje de AsmaX. Fueron liberados a la mañana siguiente viéndose libres de denuncia.
― ¡No vuelvo a ayudarte en nada, imbécil! ― Bramó Ten, frustrado y malhumorado.

― Ambos sabemos que eso no es cierto. ― Finalizó AsmaX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.