Lo Último

3 mar. 2012

3 de Marzo


3 de Marzo
En la mañana me desperté muy temprano y me bañé antes que todos, esto hizo enojar a Clara, pues el agua caliente se le terminó a mitad de su baño, podía escucharla maldecir desde mi habitación.
Hoy es mi primer día en la escuela, espero que me vaya bien.
***
Estoy en mi primer día de clases… hasta ahora todo va bien.
Fui a control escolar para recibir mi horario y después asistí con el consejero escolar: un hombre de mediana edad llamado Eduardo Castellanos que estudió psicología y educación en la universidad autónoma de México.
 Es muy amable, me hizo algunas preguntas sobre cómo me sentía en mi nueva casa y sobre mi “situación”; le aseguré que todo me iba muy bien y al verme rápidamente raptada por su tranquila aura de confianza le confesé que mí único dilema ahora mismo era acerca del miedo por estar en un lugar nuevo donde no conocía a nadie. Después de todo, mis amigas quedaron en aquella otra ciudad, donde antes estaba mi casa.
Él se mostró natural ante ello, me dijo que era cosa rutinaria en la institución que se asignara a una persona voluntaria para que me mostrara las instalaciones y me hiciera compañía al menos hasta que consiguiera amigos por mi cuenta. Aseguró también que todos los voluntarios eran personas abiertas y amigables, al igual que el resto de todos los estudiantes en la escuela.
Después de mi encuentro con el consejero la campana sonó y fui a mi primera clase del año: matemáticas, mi materia favorita, luego a español y después a química, ahora mismo estoy en el almuerzo.
 ***
Conocí al que sería mi guía de la escuela en los próximos días, su nombre es Alan, un muchacho delgaducho, moreno y de rostro bonachón que utiliza lentes de fondo de botella así como los que usa Harry Potter en las películas (no en los libros, que son ligeramente más gruesos según mi entendimiento).
Es un chico muy serio, casi no habla pero respondió a todas las preguntas que hice (en tono muy bajo y siempre con la mirada gacha o en el lado contrario a donde estuviera la mía) y nunca se mostró grosero ni nada por el estilo. Tal vez es incluso más tímido que yo y le cueste expresarse tanto como en mi caso, suele pasar… no todos podemos sencillamente sonreírle a todos de forma agradable y ser los reyes de la sociabilidad, pero eso no significa que seamos malas personas.
***
Al final de cada clase, Alan me estuvo esperando fuera de mi aula (no compartimos ninguna clase en común). A la hora de salida, solo se presentó para decirme que mañana nos volveríamos a ver y para preguntarme si estaba de acuerdo en que se nos uniera su mejor amigo, naturalmente acepté, aunque debo admitir que me provocó algo de nerviosismo de pensar como podría ser su amigo, ¿Qué si era alguien agresivo o burlón? No sería la primera vez que alguien que recién acabo de conocer me use como objeto de burla.
***
Las tareas fueron fáciles de manejar, todo lo que necesité fue poner algo de la buena música del gran Bob en la pequeña grabadora que mi madre me regaló hace ya 4 años y permitir que  todo fluyera de forma natural.
Luego de terminar con los deberes, mis tíos me llamaron a cenar, la única gran novedad al respecto, fue que mi tía anunció que Carlos, su hijo más grande y que actualmente estudia en el extranjero, anunció que vendría de visita un par de días la siguiente semana.
***
Cuando ya estaba lista para dormirme, Linda entró en mi habitación y me ordenó que le permitiera a ella bañarse primero a partir de ahora, le respondí que sí sin dudar un segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.