Lo Último

6 jun. 2012

Las aventuras de Junior, Mike y Mónica! (4/??)

- Relleno temporal para "Amo a mi esposa! (Creo)" mientras termino de escribir "Cuando comenzamos a vivir juntos! (Creo)"



En el capítulo anterior, Junior finalmente llegó a la entrada de la casa de Mónica y Mike, donde ambos comenzaban a descubrir la experiencia de vivir con una pareja. Desafortunadamente, Junior no logró siquiera entrar al nuevo hogar de su “primo”, pues el muy  lanzado tomó al perro de la vecina de al lado y tuvo un percance con la policía… hoy, la continuación, justo después de que Mike diera un soborno al policía para que dejara ir a su amigo sin cargo alguno y entraran a la casa.
― Muchas gracias primito ― Agradeció Junior, dando una fuerte palmada en la espalda a Mike al momento en que entraban a la residencia. ― ¿Así que este es tú nuevo hogar, eh?
Junior recorrió con la mirada la linda habitación que se mostraba ante sus ojos, o al menos eso hizo hasta que en su búsqueda se encontró con la mirada de Mónica, que le miraba con detenimiento. Junior se cruzó de brazos e hizo lo propio con ella.
― ¿Qué es esto? ―Pensó Mike, con detenimiento. ― Se están mirando fijamente a los ojos con un análisis tremendo… será qué… ¿Será que ahora que ambas mentes maestras se han conocido estén librando una especie de batalla mental en la que ambos se estudian en base a solo pequeños detalles superficiales encontrados en su mirar para descubrir quién posee mayor agilidad mental? Vaya que los genios son otro mundo… debería de sentirme afortunado sabiendo que ante mí tengo a dos mentes brillantes colisionando entre sí… tal vez, y solo tal vez este momento pueda marcar un inicio en el cambio de la civilización tal cual la conoc…
Junior parpadeó cuando el ardor de sus ojos se tornó insoportable.
― Te gané ― Presumió Mónica, esbozando una sonrisa altanera.
― ¡Demonios! ― Maldijo Junior, tallándose los ojos. ― Es que me entró una basurita en el ojo, exijo una revancha!
― ¡¿EH?! ― Gritó Mike, casi cayendo al suelo. ― ¡¿Solo estaban viendo quién aguantaba más sin parpadear?!
― Pues claro ― Asintió Junior. ― Yo nunca rechazo un desafío… pero esta vez he perdido contra una verdadera maestra del arte de aguantar el ardor de los ojos… ― Su rostro se endureció. ― Te has conseguido a una mujer poderosa, Mike.
― Por supuesto ― Asintió Mónica, aún sin abandonar su retorcida sonrisa de victoria. ― El secreto está en mantener los parpados ligeramente forzados al interior, como cuando lees un libro en declive, de esta forma los lagrimales van a humedecer el área ocular un poco, lo que da ventaja.
― ¡Y además es inteligente! ― Exclamó, acercándose a ella con fascinación. ― Y ahora que lo veo bien es muy linda, ¿Sabes? Veo que Zack tenía razón: es mucha chica para ti. ¡Bien por ti!
― Pues gracias por el apoyo ― Bufó Mike, encogiéndose de hombros. ― ¿Y bien? ¿Qué haces por aquí?
― ¡Ah, claro que descortés soy! ― Junior tomó asiento en el sillón. ― Traía unas flores para ti Mike y un atún para Mónica, con eso de que es bien lista, pero el mendigo policía se los robó así que solo iré directo al grano: Estoy, severa y jodidamente aburrido.
Hubo un severo espacio de silencio vacío, suficiente como para que Mónica y Mike intercambiaran miradas. Ambos se encogieron de hombros.
― Y por eso has decidido venir a visitar a Mike ― Aseguró Mónica, cruzándose de brazos.
― ¡Exacto! Lo que pasa, es que ahora que Zack y Ellie se han ido a vivir a Los Ángeles y Karla está de interna en el hospital tengo muchas horas de soledad. Ya incluso he terminado de hacer los deberes para el próximo año en la facultad… así que me dije… ¿Por qué no voy y le echo un ojo a mi querido primo? ¡Así que aquí me tienes!
― ¿Zack y Ellie se han ido a vivir a Los Ángeles?
― Claro, hace como dos semanas, ¿Por?
― ¿Cómo es posible que nadie me informara de eso? ¿Por qué se han ido?
― Bah, tú no te preocupes por eso ― Le tranquilizó Junior. ― Están enamoradísimos y hace ya tiempo que su historia de amor ha llegado al final “felices por siempre”. ¿Qué podría pasar en Los Ángeles que cambie eso? ¡Nada!
(Mientras tanto, en Los Ángeles…)
Este lugar es donde todo comenzó… Zack… aquí es donde mis memorias comienzan.
(Y… de vuelta a Texas)
― Tienes razón ― Aceptó Mike. ― Estoy feliz de que hayas venido a visitarme Junior… a decir verdad, no nos hemos visto mucho desde la graduación de la preparatoria así que valoro que incluso con el distanciamiento me consideres alguien cercano. ― Se acercó a Mónica y la abrazó por el hombro. ― A nombre de Mónica y de mí, queremos decirte que esta es tú casa para cuando quieras venir a visitarnos.
― Completamente. ― Coincidió Mónica.
― ¿En serio? ― Preguntó Junior.
― Totalmente. ― Respondió al unísono la joven pareja.
El rostro de Junior se iluminó al momento en que salía de él una enorme sonrisa de oreja a oreja.
― ¡Es genial que piensen eso! ― Se puso de pie y los abrazó. ― ¡Porque esta mañana mi papá me ha corrido de la casa por inundar el jardín y no tengo a donde ir! Pensaba hablarles de esto más tarde, pero ya que han dicho algo tan hermoso no he podido evitar soltar la sopa. ¡Sorpresa!
― ¿Eh? ― Mike parpadeó sin parar una y otra vez. ― ¿Vivir aquí?
― ¡Así es cuate! ― Junior se puso en medio de Junior y Mónica y los tomó por los hombros a ambos. ― ¡Vamos a ser roomies!
Mike buscó la mirada de Mónica, que si bien, no era muy expresiva en sus facciones en lo referente a la felicidad, la tristeza o la neutralidad, las de molestia, insatisfacción y enojo le salían de lujo. Sorpresivamente, Mónica no se veía enojada del todo, de hecho se mostró comprensiva ante la situación y dedicó una tierna sonrisa a su novio.
― Creo que a ella le agrada Junior después de todo ― Pensó Mike, aliviado. ― Como no está muy acostumbrada a la interacción social estaba un poco nervioso por como podía tomar su presencia aquí… pero tal como van las cosas, creo que podrá soportarlo al menos hasta que solucione todo este asunto.
― ¡Ya lo he planeado todo! ― Insistió Junior, incapaz de ocultar su emoción. ― ¡Hoy para empezar, vamos a tener un torneo extremo de jenga y luego veremos un maratón de 26 horas de Cantinflas! ¿Saben? Estoy pensando en llamar a Nahomi ahora mismo para que se nos una. ¿Saben a qué horas sale de la universidad los jueves?
¡Uy! ¿Invitar a Nahomi en un “jueves sin Nahomi? El buen Mattews era hombre muerto.
Mike se forzó a esbozarle una sonrisa de temple a Mónica, como diciéndole “ya solucionaré esto… no te preocupes”, y en respuesta, Mónica le mostró su mirada de “Más te vale”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.