Lo Último

6 oct. 2012

Triste Y Nada Recordado Escritor


Hubo una vez, bueno… millones de veces, un triste y nada recordado escritor.
Su nombre no se recuerda, sus obras son desconocidas, su talento nunca marcó un antes ni un después.
Sus textos perecieron en el olvido, las páginas de sus escasas creaciones pronto quedaron amarillentas y empolvadas en cajas de bodega donde nunca nadie las leería, y donde con el paso de los años terminarían convirtiéndose en polvo. El polvo acompañaría los sueños de grandeza que alguna vez llenaron la cabeza del escritor hasta que murió en soledad y miseria. La miseria acompañaría a los tristes y nada culpables de sus descendientes, que nunca le conocieron ya que él nunca terminó de conocerse a sí mismo. Y finalmente la vergüenza les acompañaría a todos aquellos quienes creyeron en él y a quienes más adelante defraudaría con la mediocridad de su fracaso.
Las bocas nunca se detuvieron cuando de juzgarle se trató, aún cuando los ojos se detenían apenas leyeron de él una página o dos. Le llamaron sanguijuela, inútil, perdedor y basura, y aunque tuvieron razón, él nunca les escuchó a causa de una voz más fuerte y deliberada que inundaba su cabeza día y noche, aquella que le decía que no se detuviera, que buscara la perfección… que escribiera hasta el último aliento.
Nunca deseó fama ni reconocimiento. Para él la grandeza no era más que saber que en algún lugar, lejos de donde él estaba sentado con la mirada vaga, alguien estaría abriendo las pastas de de uno de sus libros y leería su creación. El dinero no le importaba, se reía de las estadísticas de ventas… para él lo importante era tener certeza de que formó parte del bello mundo literario, y la certeza nunca la tuvo. Murió viéndose invisible y olvidado… aunque, ¿Cómo ser olvidado si nunca fue recordado?
Su despedida de este mundo fue vacía, tal cual fue toda su vida en el mismo.
Es la historia de un triste y nada recordado escritor… son millones de historias de un triste y nada recordado escritor.

6 comentarios:

  1. Yo siempre estaré para apoyarte.

    ResponderEliminar
  2. Algo fuerte y desolada, pero parece más un reclamo que una carta pesimista, un corto interesante

    ResponderEliminar
  3. Leido.
    Corto, triste, y cierto... creo.

    ResponderEliminar
  4. Aclaro que este cuento no lo hice pensando en mí.

    ResponderEliminar
  5. "Son millones de historias de un triste y nada recordado escritor" Es un cuento corto, triste, que muestra las muchas realidades que agobian a cualquiera que se inicia en el mundo de la literatura... Interesante.

    ResponderEliminar
  6. Por norma; al leer algo, tengo que dejan un comentario.

    Así que... Mi noción al respecto:
    Los mundos, sentimientos, pensamientos, etc. que cada individuo ya sea niño, joven, adulto o viejo plasmen en letras (con suerte sea publicado o no) nos llevan a un lugar en que quisiéramos estar en ese momento, sea cual sea. ¿Será que ese poder lo tenemos a nuestro alcance pero no sabemos usarlo? Como quisiera un Técno-Libro ahora...
    Sya.

    ResponderEliminar

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.